Francia: 2 años para poder interponer una demanda por despido disciplinario

 

Tanto en España como en Francia, el trabajador puede interponer una demanda por despido disciplinario ante los tribunales de lo social (prud’hommes, en Francia), contestando la regularidad o el motivo del mismo.

Sin embargo, el plazo para plantear la demanda varía considerablemente en función de si nos hallamos en un país o en otro. Si bien en España el plazo es de 20 días hábiles, a partir del día siguiente al de la notificación del despido, en Francia este plazo es muy superior.

Del otro lado de los Pirineos, el trabajador dispone de un plazo de 2 años (antes de la entrada en vigor de la loi de sécurisation de l’emploi del 14 junio de 2013, este plazo era incluso superior: 5 años).  Conviene precisar que, en el caso de despidos por motivos económicos, el plazo se reduce a un año.

Las empresas españolas que tengan filiales en Francia deben tener en cuenta estos plazos tan amplios de los que disponen los trabajadores en Francia. El riesgo de que uno de sus trabajadores reclame indemnizaciones o solicite su readmisión en la empresa, existe durante un periodo de 2 años tras la comunicación del despido al trabajador.